Agrosilvicultura·Sin clasificar

Sistemas Agroforestales Tradicionales de México.


Conceptos como permacultura (permaculture), bosques comestibles (food forest), agroforestería (agroforestry), entre otros, pueden parecernos novedosos pero en realidad son técnicas que han sido desarrolladas a partir de sistemas tradicionales de producción de alimentos y materiales aprovechados por el hombre.

En México han existido y aún se conservan algunos de estos sistemas. Como ejemplo copiaré algunos párrafos de un documento de los autores Ana Isabel Moreno-Calles, Víctor M. Toledo y Alejandro Casas que podrán consultar en los enlaces siguientes:

http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S2007-42982013000400001

https://www.google.com.mx/url?sa=t&rct=j&q=&esrc=s&source=web&cd=2&cad=rja&uact=8&ved=0ahUKEwizt_q33rHLAhWDnIMKHRUXBesQFggjMAE&url=http%3A%2F%2Fdialnet.unirioja.es%2Fdescarga%2Farticulo%2F5261792.pdf&usg=AFQjCNFdefawTNDb2ZASDDvmJUkvoYLwHw

El kuojtakiloyan de la Sierra Norte de Puebla, el te’lom de San Luis Potosí y el cacaotal en el Soconusco, Chiapas y la Chontalpa, Tabasco. Los agrobosques (bosques intermedios, bosques artificiales, bosques alterados, agroforests), son espacios donde los seres humanos han dirigido la composición de los árboles de acuerdo con sus necesidades, pero preservan características estructurales y procesos ecológicos que se desarrollan en los bosques considerados naturales (Alcorn, 1990; Wiersum, 2004).

Kuojtakiloyan significa en náhuatl “bosque que produce” o “bosque útil”, es un sistema agroforestal donde hombres y mujeres de comunidades nahuas de la Sierra Norte de Puebla (Figura 4) manejan plantas silvestres y cultivadas y donde las características estructurales de los bosques originales son preservadas, aunque la composición de las especies ha sido modificada (Toledo y Moguel, 2012). En este sistema se cultiva café y se encuentra ubicado entre los 250 y los 1,000 m s.n.m., forma parte de un paisaje regional que incluye milpas, tierras en barbecho, tierras en pastoreo y remanentes de bosques templados y bosques mesófilos (Toledo y Moguel, 2012). La especies que brindan sombra para el café, y otras que se desarrollan en este sistema, dan como resultado una rica composición florística que incluye entre 250 y 300 especies de plantas, de las cuales el 96% son consideradas útiles, empleadas principalmente como alimento (125 spp.), medicinales (40 spp.), así como numerosas especies ornamentales, combustibles, melíferas y especies que son comercializadas como canela (Cinnamomum verum), macadamia (Macadamia integrifolia), mango y café (Coffea arabica) (Moguel y Toledo, 1999, 2004; Toledo y Moguel, 2012).”

El huerto, solar, patio y ekuaro. El concepto de huerto, solar, homegarden, dooryard garden, house lot garden, calmil (náhuatl), ekuaro (purhépecha), wal eleb (teenek), kaj ka’a (chontal) y patxoconna (maya), es un sistema agroforestal que se encuentra cerca o al lado de la casa, donde se manejan múltiples especies perennes y anuales y en algunas ocasiones animales (Fernandes y Nair, 1986; Kumar y Nair, 2004; Montagnini, 2006). Existen varias hipótesis acerca del surgimiento de estos espacios cuya característica principal es su ubicación al lado de las habitaciones humanas, y podría considerarse uno de los sistemas agroforestales más antiguos en México: En el Valle de Tehuacán, MacNeish (1967) propone que hace aproximadamente unos 5,000 años se desarrolló la “horticultura de barranca”, la cual define el autor como la siembra de cultivares resistentes (calabazas) en las barrancas que se encontraban cercanas a las cuevas habitadas por seres humanos.

El metepantli, metepantle o metepancle de Tlaxcala. Las tierras de laderas pronunciadas, las zonas secas con largas estaciones sin precipitación y bajas temperaturas en algunas épocas del año, son algunos rasgos predominantes en los escenarios agrícolas de México (Rojas Rabiela, 1991). En este contexto, la lucha por mantener el suelo, la fertilidad, la humedad y disminuir el efecto de las heladas en los sistemas agrícolas fue y es una de las preocupaciones constantes para los campesinos (Wilken, 1987). Una de las formas de resolver tales problemas ha sido el desarrollo de sistemas de terrazas de los cuales se han encontrado registros con una antigüedad de entre 3,000 y 2,000 años en el Centro de México, el Valle de Tehuacán y Oaxaca (Donkin, 1979). Estos sistemas también se han registrado en distintos periodos en el noroeste de Chihuahua, el Valle de Sonora, la Sierra de Tamaulipas, la Cuenca de México, la Cuenca de Toluca, el estado de Hidalgo, el Valle del Río Chilchota, en Michoacán, el Valle Poblano-Tlaxcalteca, la Mixteca Alta, y el Suroeste de México.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s