Charlotte Gill.


Ted es una organización sin fines de lucro que organiza conferencias sobre ideas que vale la pena difundir, el nombre viene de las iniciales de tres palabras: Tecnología, Entretenimiento, Diseño, las mismas iniciales que en inglés. La página Ted.com ofrece estas conferencias en video, muchas de ellas con subtítulos en español, y también se pueden encontrar en you tube. Los temas de las conferencias son muy variados y son dadas por gente de todo el mundo. Las conferencias también se realizan en distintos lugares del mundo.

Una de estas conferencias me pareció interesante para compartirla con ustedes: Charlotte Gill trabajó por veinte años como plantadora profesional de árboles en todo Canadá, escribió un libro de memorias que fue un éxito, donde explora la vida salvaje y solitaria de los reforestadores. Ganó el premio nacional en Canadá para libros de no ficción en 2012.

Su trabajo como reforestadora profesional en lugares donde la madera había sido cosechada le permitió vivir experiencias únicas y encontrar amigos. Un plantador recorre al día un promedio de 16 km., se inclina unas doscientas veces por hora y puede plantar varios cientos de arbolitos al día. Una de las cosas que Charlotte Gill descubrió fue la capacidad de adaptación del cuerpo humano, debido al esfuerzo físico requerido en la reforestación.

Cuando se retiró de su actividad profesional, comenzó a reflexionar e investigar sobre su trabajo y en la conferencia nos platica algunas de sus reflexiones:

1.- Hay una colisión entre dos especies, por un lado los árboles, y por el otro los humanos, en la que una claramente está en desventaja.

2.- Aunque el porcentaje de sobrevivencia de las reforestaciones en las que participó es del 90%, hay una diferencia enorme con los bosques que están reemplazando, y esa diferencia es el tiempo, pues para que los árboles que ella plantó alcancen el tamaño de los árboles talados se necesitan cientos de años.

3.- Nuevas investigaciones están cambiando la manera en como vemos los bosques, hasta el punto de considerarlos como un solo organismo,por ejemplo, se ha descubierto que a través de los hongos de las raíces los árboles pueden “comunicarse” y de esta manera un árbol en una orilla del bosque puede “saber” cómo le va a otro árbol en el otro lado. También pueden compartir nutrientes y los árboles más grandes, llamados árboles padres, protegen a los más pequeños y cuando mueren les ceden sus recursos. Estamos hablando de especies que tienen más años sobre la tierra que los humanos, lo que les ha permitido desarrollar estrategias de supervivencia para soportar sequías, incendios, eras de hielo, etc.

Para terminar la conferencia, Charlotte Gill nos hace las siguientes preguntas:

¿y qué tal si de aquí a unos años en lugar de que los bosques los manejen cuatro compañías los maneje la gente que vive en ellos?

¿y qué tal si en cien años, cuando los árboles estén listos para su corte, los dejemos vivir?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s