Artículos

Seis lecciones de vida que he aprendido de la granja


Me encontré en internet un artículo llamado 6 lecciones de vida que he aprendido de la granja. Lo escribe Serri Dunham, quien nació en Twin Cities, Minnesota y después de 10 años de dedicarse a la contaduría decide cambiar de carrera y ahora es Consejera en Psicología, su blog se llama the budding lotus (http://thebuddinglotus.com):

1.-  Estamos siempre a merced de la Madre Naturaleza. Si vives en un rancho, no tardarás mucho en darte cuenta que la madre naturaleza no considera para nada tus planes, mas bien eres tú quien debe adaptarse a los de ella.

2.- Planea para el futuro. La vida en el rancho no durará mucho sin una cuidadosa planeación que permita sortear las heladas tempranas, los duros inviernos, las inundaciones. Estas preparaciones te darán dirección durante tiempos inciertos.

3.- No hagas complicado lo simple. Conserva tus recursos y trata de hacer las cosas de la manera más simple.

4.- Diversifica tus fuentes de ingresos. Los rancheros siembran y crían ganado por una razón obvia: no poner los huevos en una misma canasta. Diversificando tu tiempo y tu energía reduces el riesgo total, de manera que si una cosa falla habrá otra que te permita sobrevivir.

5.- La mejor comida es la que está hecha desde cero.Cuando cocinas en la casa, sabes exactamente como fue preparada la comida, de qué está hecha y tú obtienes tu propia recompensa.

6.- Siempre honra tus raíces. En este punto la autora nos dice que se irá a vivir a Costa Rica pero siempre llevará en su corazón a su familia y a su querida granja, y que está orgullosa de venir de una familia del campo.

Me parecen importantes los seis puntos y nos proporcionan material para pensar, pero me gustaría enfocarme en dos de ellos que desde mi punto de vista están relacionados: uno de ellos es el que dice que debemos adaptarnos a los dictados de la naturaleza y qué mejor ejemplo que este tiempo de aguas que no ha traído las lluvias como creemos que deberían ser. Este año ha sido muy seco y ha traído muchos problemas tanto para las siembras como para el ganado. Las soluciones que se proponen es contar con sistemas de riego donde sea posible y aumentar la capacidad de captación de agua con represas y bordos. Una acción que ayudaría a mitigar la sequía en el campo y al mismo tiempo permitiría diversificar los ingresos sería la siembra de árboles como rompevientos pues permiten conservar la humedad en el terreno por más tiempo y ayudan a proteger los cultivos,además el establecimiento de árboles frutales en pequeños huertos;  y la plantación de otras especies como el nopal, que serviría como forraje sin tener que desembolsar dinero para comprar pasturas o suplementos que vienen de fuera. Podríamos pensar que el nopal ya lo tenemos en el campo y que nace solo, entonces para qué sembrarlo, sin embargo eso no sería lo adecuado, pues solo cultivándolo y dándole la atención que merece sería productivo, además hay especies de nopal que no tienen espinas y necesitan protegerse del ganado para dárselos cuando se necesite.

Anuncios

Un comentario sobre “Seis lecciones de vida que he aprendido de la granja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s