Agrosilvicultura·Artículos

Agave Sisalana en Tanzania.


El 22 de enero de este año, la FAO lanzó oficialmente el Año Internacional de las Fibras Naturales (AINF) 2009 para celebrar las virtudes del algodón, el lino, el sisal y el cáñamo, pero también de la lana, la alpaca, el pelo de camello y la angora. Y, ¿por qué no?, también del tejido de Cachemira. Hafez Ghanem, Director General Adjunto de la FAO al frente del Departamento de Desarrollo Económico y Social, afirmó que la producción de fibras animales y vegetales es un sector agrícola de gran importancia, cuyo valor para los agricultores a nivel mundial asciende a unos 40 000 millones de dólares EE.UU. al año.
El sisal, el henequén y otras fibras duras similares se producen a partir de una hoja del Agave, principalmente en África, América Latina y China.

Uno de los ejemplos de estas fibras que me gustaría compartir es el del sisal. En 1893, un agronomista alemán visionario llevó 66 ejemplares de agave sisalana de la península de Yucatán a Tanzania, en ese tiempo colonia alemana. La planta se adaptó bien, y a principios del siglo 20 estaba produciendo la ropa de la marina alemana.Bajo los administradores alemanes y después británicos, la fibra de sisal se convirtió en el principal producto de exportación de Tanzania y su cultivo empleaba más de un millón de personas, llegando a alcanzar una producción de 200 000 toneladas anuales en 1964. En 1967 se nacionalizó la industria y a partir de ahí comenzó a perder eficiencia y junto con la introducción de las fibras sintéticas en menos de 15 años llevó a la industria a la decadencia, al punto de que en 1998 se produjeron solo 19 000 toneladas. En ese mismo año comienza el regreso del sisal, se reprivatiza la industria y los empresarios ven un gran potencial debido a la revaloración de las fibras naturales y a las características de la planta, que puede cultivarse todo el año, en áreas marginales o semiáridas, no requiere forzosamente de fertilizantes o pesticidas, además la fibra es resistente, elástica, durable, no absorbe humedad fácilmente y resiste el agua de mar, entre otras aplicaciones que están en investigación como fabricación de papel y material aislante.

Y como casi siempre que uno le da vueltas en la cabeza a algún tema, nos llegan las ideas o la información de otras fuentes. En el diario La Jornada de Zacatecas del sábado pasado, viene una nota en la que se dice que la sábila es más rentable que el maíz y el frijol, según José Villalobos Maines, expositor de un proyecto de industrialización de esa planta en el 14 Encuentro de la Red de Desarrollo Rural Sustentable. Comenzaron con una plantación de 6 hectáreas en 2006 y la fecha ya son 12, lo que representa 120 000 plantas madre con más de 2 millones de hijuelos para transplantar. Los principales productos son el jugo de sábila con 20% de la planta y el gel con 100% del producto. La producción es de 30 a 50 toneladas de penca por corte, y son tres cortes al año.

¿Qué posibilidades tenemos en la región aparte de las especies mencionadas? Se sabe que la pita, que se utiliza en los artículos de talabartería que se producen aquí se extrae de un tipo de agave y que se tiene que traer de fuera. He escuchado que se han hecho esfuerzos por cultivar dicha planta en la región pero sin éxito. Ignoro qué clase de ensayos se han hecho con la planta, o si se han hecho de una forma adecuada; en mi opinión sería bueno que se realizaran más experimentos para poder cultivarla en la región.

Anuncios

Un comentario sobre “Agave Sisalana en Tanzania.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s